×
×

Tres formas en las que Kanban te ayuda en tus procesos de transformación y mejora ágil

Aunque Kanban está mejor adaptado para la prestación de servicios, también es un marco potente para mejorar la gestión de proyectos.

 

Como_Kanban_facilita_la_transformacion.png

Hace muy fácil empezar el cambio

En primer lugar, al contrario que otros sistemas, Kanban es poco prescriptivo. Y esto proporciona una gran flexibilidad para iniciar el cambio.

Kanban no requiere cambiar muchos elementos de cómo nos organizamos ni de cómo hacemos las cosas. Tampoco exige roles específicos cómo el Product Owner o el Scrum Master. Ni demanda que el equipo sea interfuncional o auto-organizado. Si lo es, bien. Pero si no lo es, no va a lamentarse amargamente por ello.

Kanban tampoco reclama que el producto o el servicio se entregue a través de incrementos aunque se traten de entregas internas y no hacia al cliente. De hecho, fuera del software es muy común que el producto o el servicio esté tan integrado como un todo que no pueda (o no tenga sentido) descomponerse en una serie de resultados que puedan ser entregados y consumidos de forma incremental.

Al poner pocas condiciones para iniciar el cambio, kanban reduce el umbral de esfuerzo necesario para obtener mejoras. Cuando mejorar las cosas exige realizar muy pocos cambios en cómo se realizan se provoca menos stress y ansiedad. Se crea menos resistencia al cambio y, por tanto, menos tentaciones de regresión a las antiguas prácticas. Kanban se puede asimilar a un catalizador: reduce la cantidad de energía necesaria para iniciar la transformación. Cuanta menos energía se dedica a poner en marcha el proceso de cambio, más se puede utilizar en realizar los cambios concretos. Se puede decir que es una metodología orientada a resultados más que al proceso.

Facilita un seguimiento de alta calidad con poco esfuerzo

En segundo lugar, Kanban suministra una herramienta muy útil para hacer visible el trabajo intangible, señalar dónde se encuentra ahora, quién lo realiza, si está bloqueado, etc. Esto proporciona unos niveles altísimos de transparencia sobre el progreso del proyecto.

Ofrece principios para atajar los bloqueos en procesos de trabajo

En tercer lugar, Kanban proporciona un conjunto potente de principios y prácticas para identificar y atacar cuellos de botella en nuestro trabajo que reducen nuestra eficacia, reducen las colas, mejoran el lead time y, cuando el sistema está suficientemente mejorado, aumentan el throughput.

Si el valor del proyecto es muy sensible a cualquier retraso, reducir el lead time debe ser la prioridad.

¿Y cómo reducir el lead time? ¿Haciendo las cosas más rápido?

Pues bien, no. En un proyecto, la mayoría del tiempo los ítems están esperando a que cierto trabajo se realice sobre ellos.

Los grandes lotes de actividades y cuellos de botella crean colas de ítems esperando ante recursos. En lugar del flujo intermitente (avanzar y esperar, avanzar y esperar), Kanban intenta conseguir un flujo continuo en el que los ítems nunca están parados. Si este principio se consigue los lead times se reducen espectacularmente y la empresa puede obtener la ventaja de ser más rápida entregando sus proyectos.

Este es el poder y el potencial que puede llevar Kanban a tu organización y tus proyectos.