×
×

PSM II: una experiencia de aprendizaje diferente

¿Por qué este artículo?

Los pasados 21 y 22 de octubre tuve el placer de co-facilitar el primer curso Professional Scrum Master II hecho en España junto con mi compañero Pol Martínez Caldwell. Realmente fue el segundo, pues el primero fue una beta llamada Scrum Master Advanced que organizamos en junio conjuntamente los creadores del curso, los holandeses Barry Overeem y Christian Verwjis

Escribo este artículo para explicar mi experiencia y porqué considero que el PSM II es una experiencia fantástica de aprendizaje, con un enfoque centrado en el alumno, para cualquier Scrum Master que quiera mejorar su rol como líder-servidor para el Equipo Scrum y el resto de la organización.

P15_PSM2_2.jpg

 

El objetivo de este curso

El curso PSM II tiene como objetivo mejorar la efectividad de los Scrum Masters en las organizaciones, profundizando en su enfoque como lider-servidor, en el entendimiento de los valores y pilares de Scrum para mejorar la efectividad de sus roles, eventos y artefactos, así como enfoques y prácticas concretas que aumenten la capacidad de ayudar a los Equipos de Desarrollo, Product Owners y la organización en general. No introduce nuevas prácticas ágiles, sino que ayuda a hacer más efectivas las ya conocidas.

Para ello se pide a los asistentes que tengan conocimientos teóricos y una experiencia práctica de al menos un año. Se trata de hacer un alto en el camino del Scrum Master, para mirar atrás, reflexionar conjuntamente sobre que funciona y que no en sus equipos y organizaciones, para reemprender dicho camino con un mejor entendimiento de como realizar este rol en el mundo real

P15_ScrumTemple.jpg

 

Es un taller más que un curso

Durante dos días se realizamos 34 actividades, casi todas ellas ejercicios, y no utilizamos transparencias. Al haber pocas explicaciones "magistrales" y muchos ejercicios donde los asistentes deben tomar un rol activo, es prácticamente imposible perder la motivación o desconectarse del curso. Además, las dudas que puedan salir se resuelven mayoritariamente por los compañeros de los grupos o por las discusiones a nivel general. Pero aquellas otras que permanecen, se sitúan en un "parking" por parte de los propios y alumnos, y se repasan posteriormente.

P15_PSM2_5.jpg

 

Fomentando el aprendizaje activo

El constructivismo es una corriente pedagógica que enfoca la actividad del enseñante como proporcionar las herramientas y contexto mínimos para que los aprendientes "construyan" el conocimiento con discusiones basadas en contextos reales y significativos, usualmente en grupos. Los formadores pasan de dedicarse principalmente a transmitir conocimientos, a diseñar y facilitar este entorno de aprendizaje. Este curso tiene una orientación totalmente constructivista. Casi todas las actividades plantean problemas o preguntas que los alumnos trabajan en grupo, y donde frecuentemente discuten y reflexionan sobre sus contextos de trabajo. El constructivismo es un enfoque bonito, pero hay que ser realistas: si los participantes no aportan una buena actitud y experiencia sobre la que construir los conocimientos, no funciona en absoluto. Por ello se pide experiencia real a los asistentes, y éstos se dan cuenta durante el curso de la importancia que los demás también la aporten. 

La confianza del grupo es fundamental para que estas actividades sean provechosas. Se debe confiar en los demás para explicar experiencias reales no siempre agradables entre los asistentes, así como desde los formadores para pedir feedback "brutalmente honesto" a los asistentes. Comentar este aspecto de manera transparente durante el arranque del curso, así como establecer acuerdos de conducta, son una gran ayuda para construir dicha confianza.

En un curso así, con tantas actividades, es fácil sentirse desorientado o cuando menos no ser consciente de lo que se ha aprendido. Para ello se hace transparente la agenda de actividades, y se hacen referencias cruzadas frecuentemente entre los aspectos relacionados que aparecen en dichas actividades. Además, los alumnos hacen numerosas recapitulaciones y explican sus aprendizajes a los demás. Esto de nuevo, contribuye al aprendizaje constructivista.

P15_PSM2_4.jpg

 

Liberating Structures

Las Estructuras Liberadoras son un conjunto de 33 micro-estructuras para dinamizar la comunicación en grupos de cualquier tamaño. Fueron inventadas por Keith McCandless y Henri Leipmanowicz para aumentar la eficacia de múltiples actividades grupales, como la toma de decisiones, la innovación, el aprendizaje o la búsqueda de soluciones a un problema.

El principio original que motivó su aparición es la constatación que en muchos casos la comunicación en grupo es tan poco eficaz como ineficiente, problemas que se incrementan con el tamaño del grupo. Esto pasa porque normalmente el control del contenido y de la actividad lo tiene una o pocas personas, mientras que las demás pueden desmotivarse al no poder aportar ideas o influir en el planteamiento de la comunicación. Esto puede pasar en la formación: aunque el instructor intente implicar y empatizar con los alumnos, es difícil permitirles un grado de participación que no destruya la planificación de la formación, aunque el formador plantée esta de una manera flexibile.

Las Estructuras Liberadoras son perfectas para enfoques constructivistas. Permiten a los alumnos aportar sus ideas y profundizar en aquellos aspectos que les son más interesantes, con una programación de pasos para cada actividad limitada en el tiempo para hacerlas eficientes. Además los grupos se van variando a cada ejercicio, práctica que ayuda a mantener "frescas" sus dinámicas y a "polinizar" el conocimiento entre grupos. 

Durante el trabajo de los grupos, los formadores pueden observar el funcionamiento de los grupos y "sentir" como están funcionando. Esto permite discutir posibles mejoras para los siguientes ejercicios, intentando ser lo menos intrusivo posible en las dinámicas en curso.

P15_PSM2_1.jpg

 

El arte de facilitar compartidamente

Personalmente llevo muchos años haciendo formación, aunque casi siempre la he hecho solo. Faciltar de manera compartida un curso como este, con una propuesta tan ambiciosa de actividades y con tanto diálogo en la clase, es todo un reto. Las personalidades de los facilitadores, su conocimiento mútuo y la experiencia que tengan facilitando juntos son factores que influyen mucho en la facilidad de trabajar juntos.

Aunque habíamos preparado a conciencia la formación de manera conjunta, simulando las actividades, buscando posibles riesgos o sugerencias de como enfocar los ejercicios, fue la primera vez que dimos este curso y hubieron aspectos mejorables. Siempre los habrá, aunque el resultado entusiasmó a los asistentes. En esta ocasión, estábamos muy alerta de coordinarnos bien, pasarnos feedback entre nosotros, y fuimos muy transparentes en este aspecto con los asistentes desde el principio del curso. También lo procuramos ser en algún caso puntual donde las dinámicas no funcionaban como esperábamos, o en otro donde les planteamos si querían hacer o no una actividad adicional. El feedback "brutalmente honesto" que les pedimos nos ayudó a mejorar durante el curso, y a tener una lista de mejoras para las siguientes ediciones.

P15_PolMartinez.jpg

Próximas ediciones

Espero que este relato de nuestro primer curso PSM II os haya ayudado a entender mejor la dinámica del curso. La página oficial del curso contiene los objetivos de aprendizaje y los contenidos más importantes que se incluyen en éste.

Las siguientes ediciones de este curso serán: